Te imaginas lo que hubiera sido…

“…los mexicanos salieron de los indios, los brasileros salieron de la selva, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos. Eran barcos que venían de Europa”.

De poco sirven las aclaraciones que hagan desde el entorno del Presidente respecto a la burrada que cometió, máxime considerando en qué contexto la dijo. Esto es, durante una conferencia junto a Pedro Sánchez Pérez-Castejón, presidente del Gobierno español, dónde uno supone, los discursos están pre leídos o ensayados y donde no queda lugar para el error como el cometido por Alberto al citar a Octavio Paz, que utilizó en alguna ocasión una cita parecida, repleta de ironía donde “los atacados” eran los argentinos: “…los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos de los incas y los argentinos de los barcos». También se quiso exculpar Albert, utilizando a Litto Nebbia, descontextualizando un tema musical que data de la década del 80, hace ya 40 años.

Pero más allá del vergonzoso episodio, lo que haremos en procurar introducirnos en una hipotética realidad, donde “el gato” fuera el primer mandatario nacional y en una reunión (conferencia) púbica y trasmitida en vivo, osara esbozar una frase parecida siquiera, a la que lanzó Fernández.

La situación tanto pandémica, como social y económica debería ser la misma, con el solo cambio del ultra derechista, antipatria y fugador de dólares Mauricio Macri como presidente. De movida, imaginen los bombos y piedrazos que hubieran tenido que soportar ambos mandatarios, por el simple hecho de recibir Macri al Presidente del país que “se quedó” con Repsol YPF y Aerolíneas, para concluir la conferencia de rigor con un Macri diciendo muy campante: “…los mexicanos salieron de los indios, los brasileros salieron de la selva, pero nosotros los argentinos llegamos en barcos europeos”…

Y aquí empezaría la catarata de interminables acciones, improperios y manifestaciones de repudio a los dichos de un “gato” europizado, que no tiene ningún tipo de condescendencia para con nuestros hermanos latinoamericanos, y muchísimo menos con los pobres y desahuciados pueblos originarios.

Obviamente deberíamos empezar por la Vicky Donda, que desde su ubicación como Reina Madre del Inadi, habría recorrido cuanto medio de comunicación amigo tiene a mano, para defender los derechos de aquellos provenientes de la selva o descendientes de nuestros queridos indios, a los que en realidad, debemos llamar aborígenes o indígenas, aunque Macri (Alberto en realidad) los llamara solo “indios”.

La interminable lista compuesta por varios impresentables y liderada por Milagro (entre muchos otros), que habrían caído sobre los dichos del mandatario para tildarlo de ricachón, europizado y oligarca, dado que el presi es de tez blanca, cuando “nosotros, la gente del pueblo” nos parecemos mucho a los “indios”.

Pueden imaginar los que hubiera dicho el exgobernador de la provincia de Buenos Aires, hoy Embajador en Brasil, si Macri hubiera soltado semejante agravio hacia los hermanos del “Orden y Progreso”?. Y para terminar el reconto, deberíamos poner a todos los que de una manera u otra, se quedaron bien calladitos, aunque si “el gato” fuera Presidente, hubieran colgado los servidores de Instagram, Facebook y Tweeter, subiendo y posteando un sinfín de ocurrencias, que hubieran ameritado una condena de por vida para el genocida, vendepatria, aunque tal parece están todos muy pendientes, esperando la lista de la Selección para ver si Di María va a la Copa América que van a organizar los brasileros, desde la selva misma del Amazonas.

Deja tu opinión!

Ir arriba