Maitena Marré, la goleadora del polo femenino

Tiene 20 años y es de Lincoln donde su familia fabrica quesos.

Creció en el campo entre caballos y de chiquita aprendió a taquear. Se acaba de consagrar en el Abierto Argentino de Polo Femenino. Te contamos quién es.

Por Daniela Fajardo

 

Se consagró como la goleadora durante el Abierto de Polo Femenino y su nombre comienza a sonar fuerte dentro y fuera del ambiente del polo. Maitena Marré tiene 20 años y es de Lincoln. Ella y su familia trabajan en La Suerte, la fábrica de quesos fundada por su abuelo, Pedro Lacau, en los 90, en la estancia La Matilde, según cuenta ¡HOLA! Argentina.

«Acá nací, crecí y vivo. Es mi lugar en el mundo y sólo me voy cuando estoy compitiendo o viajando», dijo en aquella entrevista. Vive en el campo con su familia y su bien es hija única, se crió entre primos. A los 10 años aprendió a taquear: le enseñó su tío, Pedro Lacau, «que jugaba de manera amateur y tenía una canchita en el campo», le contó a ¡HOLA! Argentina.

 

«Me encantó tanto que nunca más dejé», expresó. Al terminar el colegio se anotó en Administración de Empresas pero su pasión eran los caballos y el polo. «Quería empezar a viajar y eso no es fácil, no sólo por lo económico, sino porque tenés que tener contactos afuera», reveló en la entrevista.

Maitena en acción

Con la ayuda de su familia llegó a Minuto 7 y a Thai Polo, que manejan varios clubes afuera. Estuvo con ellos hasta hace dos años: hizo sus primeros viajes a Saint Tropez y a Tailandia. Y el año pasado se consagró llegando a la final del Abierto de Polo Femenino. Ella no se lo esperaba: «No tomé consciencia pero fue un plus en mi carrera porque mi nombre empezó a sonar en más lugares», señaló.

Ahora está en Lincoln, volvió al campo, pero no al emprendimiento familiar, donde ella tuvo la experiencia de su primer trabajo vendiendo quesos, porque quiere enfocarse en el polo.

Deja tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba