Los gimnasios son esenciales o mero esparcimiento?

 

Con el comienzo del confinamiento, el pasado sábado 22 de mayo, el Círculo de Gimnasios de Lincoln, emitió un comunicado donde expresaban entre otras cuestiones que se creían indispensables para llegar a la solución del Covid-19 y no creían ser parte del problema.

Por esto entendían que debían cerrar nuevamente sus puertas hasta el 30 de mayo, pero que a partir de esa fecha volverían a trabajar como lo venían haciendo. El cierre de aquel comunicado decía: «…el 31 de mayo queremos y exigimos la vuelta a nuestro trabajo, seguiremos trabajando con el protocolo anterior, cuidando, respetando y concientizando a nuestros ciudadanos».

Definitivamente el problema no es ni de los gimnasios (Profesores) ni del gobierno municipal que les prohíbe trabajar bajo la nueva normalidad. La discusión es si se considera a un gimnasio y la actividad allí desarrollada, como una parte fundamental del individuo para fortalecer su cuerpo, su mente y por ende su sistema inmune, algo esencial en la lucha contra el coronavirus, o si solo son un lugar de esparcimiento donde uno va a despejar la mente, y por tal motivo no tendrían la esencialidad que dicen los profes tener.

Agujero negro

Entre las medidas publicadas por el gobierno municipal, en concordancia por lo decretado por el Gobernador, no se aclara con exactitud (como en otros rubros) si pueden abrir o no los gimnasios, por lo que, como ya ha ocurrido en otras oportunidades, queda liberado a la voluntad de cada quien, generalmente marcada (la voluntad) por la necesidad económica de cada caso. Así fue que en algunos casos se dio a conocer que volverían a las clases, mientras que otros no abrirían sus instalaciones.

A esta falta de definiciones, donde se ven más beneficiados que opositores a la medida, se agregaron aquellos que «como abre el gimnasio, también podemos abrir nosotros», y otra vez a renegar para saber quién sí puede y quién no. Somos incorregibles, de eso no hay duda, y tampoco hay duda que es difícil cerrar una actividad que se relaciona tan de cerca con la salud, pero con esa idea, podemos caer en el «todas las actividades son esenciales si son esenciales para mí o mi familia».

Así se sumaron o sumarían al reclamo otros deportes que, sin contacto, también podrían mantener el bicho lejos: Ciclismo, Paddle, Tenis o Patín, y también aquellos donde el contacto es muy escaso y hacen a la actividad física como Fútbol, Vóley, Hockey y varios etcéteras.

Volviendo al comunicado del Círculo de Gimnasios de Lincoln, si se sacan algunas frases de contexto, podríamos darle el mote de esencial a cualquier actividad que hoy estaría restringida, por ejemplo:

Comunicado de los Gimnasios: «Estuvimos un largo tiempo sin trabajar»…, al igual que un salón de fiestas.

Comunicado de los Gimnasios: «Cumplimos siempre los protocolos de higiene y seguridad trabajando solo al 30% de nuestra capacidad (imaginen cualquier negocio/comercio que solo pueda producir un 30%, pero los gastos fijos siguen siendo los mismos o más)»…, al igual que un restaurant.

Comunicado de los Gimnasios: «Se nos limitó la franja horaria»…, al igual que un kiosco o una mercería.

Comunicado de los Gimnasios: «Se comprobó científicamente que la tasa de contagios en los gimnasios es nula. ¿Conocen algún gimnasio que haya sido foco de contagio masivo?»…, al igual que la biblioteca.

Deja tu opinión!

Ir arriba