Cuti Walberg: “Yo participo, yo voto, yo fiscalizo”

Los habitantes del Partido de Lincoln, en edad de votar, este 12 de septiembre, en las elecciones P.A.S.O. elegimos el rumbo del proyecto de Lincoln, de Provincia de Buenos Aires, de la Argentina en la que queremos vivir, la que queremos construir.  Estamos acá porque queremos volver a prender la esperanza

Nótese que no digo que van a hacer, que voy a hacer. Digo: que queremos construir. En grupo, en equipos, en comunidad. No otros. Nosotros.

Este es un llamado a sentirnos protagonistas, a involucrarnos, a sentirnos fundamentales, importantes, valiosos y necesarios. Sin cada uno de nosotros  cual es la construcción posible?  Es el tiempo de tejer la red. Cada cual desde su lugar, haciendo lo suyo y compartiendo ese saber especial, esa mirada, ese rato libre, ese recurso, esa idea, esa ayuda que llega en el momento  justo al que la necesita.

Oficialmente venimos a dejar sin trabajo a los superhéroes, a los papis, mamis que todo lo salvan y todo lo pueden.  Ya cambiamos. Hemos crecido. Le bajamos el volumen al poder Central y se lo subimos al empoderamiento de cada uno, local, horizontal, personal.  Llegó la hora de las personas comunes, con historias comunes. Los que sabemos que sin incluir al otro, no hay historia, comunidad, bienestar posible. Los que sabemos que eso se construye desde la más profunda libertad, la de pensar, la de expresarnos. Que la libertad se ejerce con respeto. En las palabras y en los actos.

En este acto de pasar de ciudadanos comunes y corrientes a estar en la lista de Diego Santilli, Gabriela Verna, Cuti Walberg, Aldo Paoletti, Sofía Arning, Leo Corbalán, Betty Mera y tantos otros que nos acompañan en la lista o como voluntarios, este equipo que hacemos al PRO de Lincoln, estamos caminando, recorrido los barrios de Lincoln y todas las localidades, escuchando y haciendo conocer nuestras propuestas

Este acto se llama campaña electoral  y entendemos que es una de las más singulares y especiales que hayamos pasado. No por ser nuevos nosotros, sino porque la sociedad toda está cansada, enojada, desconcertada, descreída, desanimada. Como si nos hubieran desinflado, o nos hubieran quitado las formas de soñar.

“Son todos lo mismo  esto es un desastre hay que cambiar a mí no me ayuda nadie hay que generar trabajo genuino no se puede estar sin escuela los políticos aparecen en campaña y después no los ves más, las reglas son para nosotros y para ellos los beneficios este país no tiene rumbo se afanaron todo”. Todas estas cosas escuchamos.

Escuchar es un regalo y un ejercicio de reflexión. Que vamos a hacer con todo esto?

No hay lugar para promesas, de que valen las palabras en estos momentos tan sedientos de actos de reparación? Algo que ordene este caos en el que nos sentimos sumergidos.

Y es acá donde el llamado es a participar. Quien va a arreglar esto, si no nosotros? Recuerden que estábamos en esto de jubilar a los superhéroes (que hasta acá tampoco nos arreglaron tantas cosas)

Como vamos a hacerlo? Ahora, yendo a votar. Vivimos en Democracia y este es nuestro acto sagrado. Elegir a nuestros representantes.

También fiscalizando en las elecciones, esta es una tarea de ciudadanos activos, presentes, involucrados. Un día cada dos años. Cuidamos el voto que cada uno puso en la urna.

Y después? Después nos quedamos cerca de aquellos a quienes votamos, porque representan nuestras ideas, valores y proyecto de Lincoln, de Provincia de Buenos Aires y de País.  En esta lista hay experiencia, hay gestión, hay trabajo en equipo, hay recambio generacional, Este es un llamado a la esperanza. Esta historia la hacemos juntos.

Deja tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba