Cuidado…!!! Animales sueltos

Al calamitoso estado de la mayoría de las rutas y caminos rurales de la zona, debemos agregarle el peligro latente que significa encontrarte con algún animal mientras se va conduciendo. En los últimos días se han conocido varias denuncias que sorpresivamente se hacen cada vez más comunes y periódicas.

Diez días atrás, un automovilista debió esquivar en la Ruta 188, un par de cerdos que cruzaban la cinta asfáltica. El incidente, que habría ocurrido aproximadamente a unos mil metros de la Planta de Cargill, no pasó de un susto, pero potencialmente pudo haber sido un desastre. Cabe destacar que ya han presentado varias denuncias por porcinos en la ruta o a la vera de esta, en esa zona de la transitada ruta nacional, pero en los últimos días se ha vuelto recurrente.

Unos días después, también un automovilista debió esquivar un vacuno que se encontraba sobre la calzada de la Ruta 50. En esta oportunidad, también de noche, empeora las cosas, ya que el volumen de un novillo los hace potencialmente más peligroso, pero como no hubo accidente, sirenas y heridos, no pasa a mayores.

Para completar el complejo cuadro de situación, vía Carlos Cifaldi, un anónimo denunció que camino al cementerio, nadie controla unos caballos que podrían provocar un accidente: “…quiero saber quién controla los caballos que están camino al cementerio. En cualquier momento noticia. Encima que no está iluminado, se te cruzan como si nada. Hoy casi me mato y noches atrás le pasó algo similar a mi viejo que casi se mata en moto. Un desastre, porque después la culpa es de los autos o motos”, escribió notablemente ofuscado y preocupado por la situación.

Más allá de lo ocurrido en cercanías de la ciudad, lo que realmente preocupa son los animales sueltos en la ruta, ya que por la velocidad con la que se transita y por la oscuridad de la noche pueden provocar un verdadero desastre o al menos un mal momento, absolutamente evitable.

Con lo complejo de realizar un control de la situación por lo extenso de rutas y caminos del distrito, la única posibilidad y responsabilidad le cabe al dueño de chanchos, novillos y caballos, quienes debieran asegurarse que sus animales no se acerquen siquiera a la calzada por donde automovilistas y motociclistas deberían conducir sin el temor de toparse con uno.

Deja tu opinión!

Ir arriba